Doña Ana County

Desarrollo Comunitario

Christina Ainsworth, AICP, CBO

Department Head: 
Christina Ainsworth, AICP, CBO
845 N. Motel Blvd.
Las Cruces, New Mexico 88007
Phone: 
(575) 647-7350
Fax: 
(575) 525-6131
TDD: 
(575) 525-5951
Phone: (575) 647-7350
Fax: (575) 525-6131
TDD: (575) 525-5951

Desarrollo Comunitario

Las principales prioridades del Departamento de Desarrollo Comunitario son proporcionar la infraestructura básica, el mantenimiento y la protección de los recursos del condado. También son responsables del Plan Integral del Condado de Doña Ana, “Plan 2040”, el Código de Desarrollo Unificado (UDC), el Mapa del Condado, el SIG y el Direccionamiento Rural. Las reuniones públicas, incluidas la Comisión de Planificación y Zonificación (P&Z) y la Junta de la Comisión del Condado (BOCC) también forman parte de sus actividades diarias.
 
El condado de Doña Ana ocupa 3,804 millas cuadradas en el centro-sur de Nuevo México, bordeando el condado de El Paso, Texas, y el estado de Chihuahua, México, así como los condados de Luna, Sierra y Otero en Nuevo México. El condado es físicamente diverso, con cordilleras, valles y desierto. White Sands, New Mexico State University y Space Port America son tres de las principales características dentro del condado.
 
La población del condado de Doña Ana ha aumentado dramáticamente desde 1900. En 1900, el condado era una sociedad basada en la agricultura con una población de 10,187. Los centros de mercado fueron Las Cruces, El Paso, Texas y Ciudad Juárez, Chihuahua. Para entonces, el condado estaba urbanizado, con una población de 135,510 y una economía basada en el servicio y el comercio minorista. La población aumentó un 22,5% en un período de 15 años desde 2000 (174,690) hasta 2015 (213,963). Este crecimiento de la población se ha producido en y alrededor de la ciudad de Las Cruces, y en la parte sur del condado, que es impulsada por jubilados y poblaciones estudiantiles. Para el año 2040, la población del condado de Doña Ana se estima en casi 300,000.
 
Los residentes del condado valoran la variedad y el carácter de sus comunidades, el patrimonio multicultural y los caminos que unen a las personas. Ellos atesoran las montañas, abandonan y quieren vivir en comunidades vibrantes que son seguras, promueven la salud y ofrecen opciones más amplias en materia de vivienda y transporte. El deseo de mantener las cualidades únicas de la región y de crear un futuro mejor para todos es lo más importante para los residentes. (Extractos de la declaración de visión en el Plan 2040).